Sé Parte

Regístrate

Lana de alpaca para unir la marka

marzo 2021

Un floreo para el éxito

Deysi González Vilches nació en Calama un 24 de enero de 1985, es la menor de tres hermanos, y le gusta la fotografía tanto como disfrutar del conejo picante que prepara Mirta Vilches, su madre. Son muy unidas, ambas heredaron de sus ancestras el amor por las costumbres de su comunidad Aymara. Será por eso que año a año se esmera en cumplir con la milenaria tradición del floreo de llamas, una ceremonia que combina llamativos colores, vino y un ritual que convoca a las fuerzas espirituales para la prosperidad de un nuevo año

Esa también es una de sus festividades favoritas, se realiza durante la temporada de carnaval, y reúne a toda la familia durante tres días. Espera con ansias la visita de sus primas, hermanos y sobrinos, que llegan de diferentes localidades de la región, con ellos comparte mientras decoran sus llamas con pompones, aros en las orejas, lanillas de intensos colores amarradas en el torso del animal, y chuspas con hojas de coca.

A su padre adoptivo, Mario Yavire Chávez, lo conoció cuando terminó el colegio y migró junto a su madre hasta Iquique, puntualmente a la localidad de Thitlla, ubicada en la comuna de Pica. Allí ha vivido durante más de 20 años trabajando en la cría de llamas, alpacas y ovejas. «A los 13 años mi papá me regalo unos animalitos y así partí, la verdad cuando era más joven jamás pensé emprender y tener un negocio que fuera mío”.

El panorama cambió cuando decidió innovar y sustituir la venta de carne por lana, iniciativa impulsada durante la Escuela de Emprendimiento 2019 del Programa Originarias de ONU Mujeres. «Yo tenía la idea de negocio, pero no sabía cómo hacerlo. Durante un taller me asesoraron sobre cómo desarrollar este emprendimiento que consiste en vender lana de buena calidad a las artesanas de la zona».

Marka Aymara, el actual negocio de Deysi, es un banco de lana que además de vender materia prima a las tejedoras, pretende fortalecer un círculo femenino virtuoso. «Marka» en quechua quiere decir pueblo, el mismo que esta mujer aymara trenza con hilo de alpaca nacional para que las artesanas encuentren en su propio territorio lana para su telar, y no tengan que desplazarse por largas horas hasta la frontera con Perú y Bolivia para conseguirla sin la certeza de saber si se trata de un producto de calidad.

Originaria gestando un negocio

Como toda mujer de negocios, Deysi proyecta cómo podría seguir creciendo su emprendimiento.  El año 2019 fue un despertar para ella, descubrir que puede crear y gestar un proyecto, empoderamiento que le otorgó el programa Originarias de ONU Mujeres, a través de sus diferentes actividades de formación y capacitación que incluyen marketing, comunicación estratégica, cursos sobre elaboración de plan de negocios, asesorías para postular a fondos concursables, participación en ferias locales y nacionales, entre otras actividades.

No fue fácil tomar la decisión de inscribirse en el programa y capacitarse. «La minera – Teck- me habló de la escuela de emprendimiento y del programa Originarias. No le voy a mentir, me daba un poco de miedo. Desde el colegio que no tomaba un curso». Recuerda también la primera clase, «era muy tímida, contestaba lo que me preguntaban y ya, me quedaba callada. Yo veía que el resto de mis compañeras hablaba y hablaba, y yo no sabía que más decir», se ríe mientras cuenta la anécdota.

De esa mujer temerosa queda poco, ahora sabe lo puede construir con sus propias manos y el aporte que su negocio representa para las mujeres indígenas de su comunidad. En enero del 2020 ganó el segundo lugar en un concurso realizado por ONU Mujeres y Sercotec, el cual le permitió tener sus primeras tarjetas de presentación y un pendón “muy necesario para mostrar mi marca en las ferias”, sostiene. Más tarde en junio del mismo año se adjudicó un fondo concursable de Sercotec llamado Capital Abeja Emprende, el cual apoya la puesta en marcha de nuevos negocios liderados por mujeres con oportunidad de participar en el mercado.

Innovación digital frente a la Covid-19

La pandemia retrasó seis meses toda la planificación de Deysi, pero el espíritu emprendedor sigue intacto. Habla con seguridad sobre la inversión de estos fondos y describe a continuación el plan de acción para este 2021.  “Compré 15 alpacas, una esquiladora eléctrica y una máquina hiladora. A cada animalito espero sacarle 30 madejas de lana, las cuales puedo vender entre 30.000 y 33.000 pesos cada una”. Claridad y liderazgo es lo que hay en su planteamiento, no titubea al hablar de su negocio.

En el mismo contexto, y como herramienta para incentivar la venta de sus productos, Deysi junto a otras 30 empresarias y emprendedoras se sumó al “Mercado Digital” https://mercadodigital.originarias.org/, iniciativa del Programa Originarias que funciona como catálogo para visibilizar la oferta de productos y servicios realizados por las mujeres indígenas en el norte de Chile, y así llegar a potenciales clientes de manera virtual, esto debido a que por motivos de la pandemia las mujeres no han podido participar de espacios presenciales como ferias, stands o locales para vender sus productos.

En el caso de Marka Aymara, las(os) clientes pueden contactarse directamente con Deysi a través del Mercado Digital, se hacen despachos a todo Chile, y en el caso de la Región de Tarapacá, ella misma se encarga de entregar el producto.

Sabiduría ancestral mirando el futuro 

Lavar, esquilar, coser e hilar la madeja, todo esto lo hace Deysi a mano junto a su mamá, es mucho trabajo para dos personas, pero lo hace con amor siguiendo sus tradiciones. Su lana es de calidad, por eso las artesanas ya le preguntan para cuando estarán listas las primeras madejas, prefieren comprarle a ella porque conocen su trabajo. Deysi espera pronto hacer la primera esquila y así suplir la demanda de su comunidad, y además evitar que las tejedoras caminen largas horas hasta la frontera.

Como es una mujer con visión, le apuesta también a la difusión de su emprendimiento en redes sociales. «Mis clientas me pueden encontrar en Facebook e Instagram como @marka.aymara, si quieren lana de algún color en especial también lo podemos hacer. Me encantaría exportar lana de alpaca, y así darla a conocer con el valor ancestral que tiene este hilo para mi comunidad”. El tono de su voz es enérgico, hay certeza en la proyección y ejecución de su carta de navegación.

La conversación de una hora termina. Comenzamos evocando el pasado y terminamos proyectando el futuro. El pasado y niñez de Deysi le forjaron el don de la fortaleza, ahondar en esas memorias solo cobran sentido para decir que, gracias a ellas, esta mujer aymara posee un poder de reinvención que inspira. El futuro se está gestando, cuando habla de su idea de negocio es como si se tratara de un hijo que está maternando  y espera con ansias verlo crecer.

CONOCE NUESTRAS

Noticias

Mercado Digital: la nueva plataforma que reúne emprendimientos de mujeres indígenas

marzo 2021

Iniciativa del Programa Originarias de ONU Mujeres que busca reunir en un solo lugar los productos y servicios de más de 30 mujeres indígenas, quienes a través de esta vitrina virtual podrán dar a conocer sus negocios.

Ceremonia de cierre entrega diplomas a emprendedoras participantes del Plan de Mentorías 2020

marzo 2021

Mujeres emprendedoras reciben reconocimiento tras cursar y aprobar satisfactoriamente el Plan de Mentorías, iniciativa que busca fortalecer o reconvertir sus negocios.

Hijas e hijos de Originarias participan de capacitación sobre innovación

febrero 2021

El programa de ONU Mujeres busca promover los diálogos intergeneracionales e incorporar nuevos contenidos como la innovación en mujeres y sus familiares.