Sé Parte

Mercado Digital Regístrate

Dayri Moscoso, oriunda de Cancosa, promueve el turismo aymara y la conservación del entorno natural de su pueblo natal

septiembre 2022

La paz, el silencio y la naturaleza altiplánica son escenario de una visita mágica. Es este territorio el que Dayri y su familia se encargan de cuidar y proteger, a través de un turismo consciente y respetuoso de los animales, el entorno natural, las tradiciones y su pueblo.

Son guardianes de una tierra ancestral que abre sus puertas a aquellos que quieren estar cerca del cielo y el sol. El pueblo de Cancosa es otra cosa, como dice el lema de esta empresa de turismo, porque es naturaleza mágica y cultura viva.

Turismo aymara es el foco de tu emprendimiento ¿Cuéntanos en qué consiste este servicio? 

Yathin Takhi es una empresa familiar dedicada al turismo. Mi mamá es cultora y hacía clases de lengua aymara a los estudiantes de antropología y sociología de la Universidad de Antofagasta. Por ahí empezó a conocer muchos estudiantes que empezaron a tener esa inquietud de conocer el mundo aymara en todos sus contextos, cultura, tradiciones, patrimonio.

Fue ahí cuando mi mamá los invita junto a sus familias al pueblo donde vivíamos nosotros en Cancosa, comuna de Pica, primera Región de Tarapacá. Y de ahí parte esta iniciativa de entregar un servicio de turismo de intereses especiales, para dar a conocer nuestras costumbres a personas que no son del pueblo. Iniciamos haciendo tour en el año 2019 y posteriormente entregamos el servicio de hospedaje.

¿Cuál es la importancia de promover el turismo local desde una mirada intercultural? 

Nuestra labor a través de este servicio es valorar y preservar nuestra cultura a lo largo del tiempo. Hace poquito unos visitantes nos dijeron “ustedes son los guardianes de este lugar”, y tienen razón porque nosotros nos encargamos de cuidar y proteger esta tierra para que nada le afecte.

Nosotros valoramos cada lugar, cada espacio, cada elemento natural, le damos vida y le damos valor. En ese sentido nos alimenta el alma y no sentimos bien fuertes ante cualquier situación a enfrentar, nos hace sentir que somos personas al cuidado de nuestra tierra y que la tierra a su vez nos otorga ese mismo cuidado.

¿Cuál es la importancia de programas como Originarias para el empoderamiento económico y social de las mujeres indígenas? 

El programa Originarias me ha permitido integrar el trabajo en asociatividad para generar más contactos, compartir experiencias y también me ha entregado herramientas para impulsar nuestra empresa turística rural. Esto para nosotros es super importante porque a veces no somos conocidos o bien difundidos.

Aquí he participado en un diplomado de liderazgo para mujeres indígenas y fue muy bueno porque nos encontramos mujeres indígenas de diferentes países y pudimos abordar varios temas, entre ellos medio ambiente y cultura, que son los que más me apasionan porque creo que las mujeres originarias tenemos mucho que aportar a la sociedad para enfrentar la crisis climática, porque nosotras estamos conectadas y somos parte de la naturaleza.

Luego participé de la escuela de formación para mujeres lideresas con mujeres indígenas de todo el país, instancia a la que accedí porque yo soy dirigente de diversas agrupaciones sociales.

Las mujeres indígenas enfrentan diversos tipos de desigualdad y discriminación cruzada, tanto por ser mujeres como por pertenecer a un pueblo indígena, entre otros aspectos. Esto puede limitar su acceso a la educación, los servicios de salud, las oportunidades laborales o su participación en la vida pública. ¿Cuáles considera que serían las estrategias más importantes para poner fin a esa desigualdad y discriminación? 

Si bien hoy en día hablamos de la igualdad de derechos, esa igualdad aún está marcada por el patriarcado, por ejemplo, en nuestra cultura siempre llamamos jefe de hogar al varón, cuando son las mujeres las que administran el hogar. También hay un gran desafío porque la desigualdad de oportunidades en temas laborales o de emprendimiento están muy presentes no solo para las mujeres aymaras, sino para las mujeres en general.

Creo que una de las grandes estrategias que se pueden dar a conocer o trabajar para poner fin a las desigualdades hacia las mujeres indígenas es generar oportunidades de realización profesional para que las mujeres puedan desempeñarse en diferentes rubros sin sesgos de género.

El trabajo de cuidado, las tareas domésticas, el cuidado de los hijos e hijas, de las personas dependientes a nuestro cargo, que ya recae de manera mayoritaria sobre las mujeres, se intensificó durante la pandemia. ¿Qué retos particulares creen que enfrentan las mujeres indígenas? ¿Qué iniciativas tendrían que poner en marcha los Estados para atender las necesidades de las mujeres indígenas en materia de cuidado? 

El machismo está muy presente en nuestros pueblos originarios. En el mundo cultural aymara el hombre es el que va primero, es él quien dirige y toma las decisiones. En ese sentido, he estado trabajando con un grupo de mujeres para visibilizar que esto no debería ser así.

En mi cultura siempre se refieren Chacha-warmi, hombre y mujer, pero yo digo que también puede ser mujer y hombre, es decir la mujer también puede ir primero porque ella tiene palabra y su derecho a expresar lo que quiere decir, ha sido muy difícil sensibilizar ese derecho a la igualdad entre hombres y mujeres dentro del pueblo aymara, y eso incluye también las labores de cuidado. Los roles de género tradicionales están muy marcados, hay un gran desafío para alcanzar la corresponsabilidad.

El impacto del cambio climático afecta de manera especial a las mujeres indígenas, especialmente a aquellas que viven en áreas rurales. ¿Cuáles son los conocimientos ancestrales que pueden contribuir a mitigar y adaptarse al cambio climático? ¿Qué rol ocupan las mujeres indígenas en la puesta en marcha de iniciativas en el territorio? 

Nosotros como pueblo originario estamos conectados y somos parte de la naturaleza, le pedimos permiso, hablamos con ella. Hay un respeto hacia la tierra, en ese sentido nosotros hemos trabajado con la sociedad civil para ser parte de esa conexión, de esa comunicación.

Yo creo que una de las maneras de respetar el medio ambiente y la naturaleza es tomar como ejemplo la cosmovisión de los pueblos originarios. En uno de los encuentros realizados por el programa Originarias varias hermanas de diferentes pueblos, aymara, quechua, diaguita, coya, atacameño, nos propusimos seguir fomentando iniciativas de cuidado y respeto hacia el medio ambiente a través de seminarios, participación en espacios políticos de toma de decisiones, incluso actividades deportivas para promover el cuidado y respeto del medio ambiente. La participación de las mujeres indígenas en la mitigación de la crisis climática es clave, por eso es importante que se escuche nuestra voz porque somos nosotras las que habitamos los territorios.

CONOCE NUESTRAS

Noticias

Día Internacional de las mujeres indígenas

septiembre 2022

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres Indígenas, desde ONU Mujeres llamamos a visibilizar el rol fundamental que las mujeres indígenas juegan en la importante tarea de mantener y defender la identidad de sus pueblos, reafirmando su derecho para que sus voces, diversas y muestra de la riqueza cultural que representan, se escuchen de manera fuerte y clara en todos los espacios en los que habitan, no solo en el hogar y la familia, sino también en el espacio político, social, económico y cultural.

Relatos ancestrales andinos: La preservación de las costumbres aymaras a través de cuentos infantiles

septiembre 2022

Nidia Faúndez Aguilar es una mujer aymara de 52 años, psicóloga y escritora de cuentos infantiles. Su trabajo es fruto de la investigación, recopilación y preservación de relatos ancestrales adaptados para las nuevas generaciones. En cada nueva edición la escritora busca transmitirles a niños y niñas la importancia de las yerbas medicinales, las ceremonias y las tradiciones del pueblo aymara.

Embajador de Canadá en Chile visita Centro Originarias

agosto 2022

Conocer el trabajo y las diferentes iniciativas que se impulsa para promover la autonomía económica y participación social de las mujeres indígenas, fue el propósito de la reciente visita del Embajador de Canadá en Chile al Centro Originarias en la ciudad de Iquique.